contacto@contadoresregionalvalpo.cl

Niñas y jovencitas de entre seis y 16 años tuvieron una bella jornada en vísperas de Navidad gracias a la cooperación de los contadores colegiados en una gestión a cargo de la Dirección de Desarrollo Social.

 

 

Cada cierto tiempo, el Consejo Regional Valparaíso (CRV) del Colegio de contadores de Chile realiza distintas acciones de solidaridad y a beneficio de alguna institución social de la región, con el fin de aportar e integrarse la comunidad ayudando a quienes lo necesitan.

 

En el marco de la gestión de la Dirección de Desarrollo Social del CRV y de las fechas de celebración de Navidad y fin de año 2019, este sábado 21 de diciembre un entusiasta grupo de contadores colegiados y personal administrativo de la entidad concurrió hasta las dependencias del Refugio de Cristo “San Patricio” de Limache, ubicado en calle República Nº 875 de la misma ciudad para brindar una jornada de amor, entretención y regalos a las niñas y jovencitas de entre seis y 16 años que viven en el hogar.

 

Durante toda la mañana, los colegiados compartieron con las niñas y cantaron villancicos junto al grupo Pastoral de la parroquia San Pío Décimo de El Belloto en una gestión realizada por el asociado Hugo Núñez Figueroa.

 

“Logré contactarme con esos jóvenes ya que tengo muy buena relación con Bárbara y su marido que son los encargados del grupo juvenil, los invité y ellos gentilmente quisieron venir porque les gusta mucho este tipo de acciones y obras. Son 13 jóvenes con los que cantamos algunas canciones de animación para mover un poco a los chicos con algo que tenga relación con la época en que estamos viviendo y también vamos muchos villancicos”, indicó entusiasmado Hugo Núñez, quien cumplirá tres años de colegiatura y, por ser quilpueíno,  ahora pertenece al flamante nuevo Consejo Provincial Marga Marga.

 

El asociado recalcó “me gusta mucho que el Colegio de Contadores se haya organizado en este aspecto y que podamos visitar asilos de adultos mayores y hogares de niños y adolescentes, tales como el Refugio de Cristo de Limache, que una obra muy bonita y muy loable. El Colegio ya se comprometió a continuar realizando este trabajo, sosteniendo una presencia continua en la comunidad. La idea es poder prestar un trabajo a la comunidad que sea significativo y brindar cariño a las personas que se han visto vulneradas en sus derechos”.

 

Hugo también destacó mucho a las contadoras y personal administrativo del CRV por su organizado trabajo previo de todo el equipo en lo que tienen relación con la gestión, traslado y servicio que en estos casos es tan necesario; todo ello, dentro del marco reglamentario que exige cada una de las instituciones que se asisten en cuanto a registro de visitas y protección y resguardo.

 

Las actividades también incluyeron un desayuno con ricas preparaciones, juegos y entrega de presentes.

 

“Varias contadoras amigas amadrinaron a las niñas y se comprometieron con una tenida y con un regalito para cada una de ellas. Además, muchos otros socios cooperaron con diferentes regalos y el CRV también. Estamos muy contentos porque fue una jornada muy grata en que pudimos conocer a cada una de las niñas, conversar con ellas y, al mismo tiempo, compartir una jornada de sana convivencia y con ricas comidas, cantos y juegos, entregándoles mucho cariño en estas fechas de finalización de año”, puntualizó Hugo Núñez.